Tiempo para alimentarse.

En cuanto a los usos y costumbres de la época, la sociedad medieval habitualmente comía dos veces al día: el almuerzo, cercano a la hora del mediodía, y una merienda ligera.

Los moralistas estaban en contra de romper la frontera entre la noche y el día con una comida como el desayuno, por lo que las comunidades religiosas lo evitaron, dando paso al tradicional ayuno.

Si se celebraban reuniones sociales, las meriendas se sustituían por un festín. Había cenas a altas horas de la noche y los banquetes, comunes entre las clases altas, se preciaban de tenerlo todo en un completo bufé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: